La vida sin Jorge Ibargüengoitia; 30 aniversario luctuoso
Jorge Ibargüengoitia

Jorge Ibargüengoitia fue un narrador, ensayista, periodistas y dramaturgo mexicano. Recordado por su particular estilo literario cargado de humor e ironía, a través del cual hizo un fiel retrato de México y el mexicano del siglo XX.

Respecto a la primera etapa de su vida, Ibargüengoitia escribió:

“Nací en 1928 en Guanajuato, una ciudad de provincia que era entonces casi un fantasma. Mi padre y mi madre duraron veinte años de novios y dos de casados. Cuando mi padre murió yo tenía ocho meses y no lo recuerdo. Por las fotos deduzco que de él heredé las ojeras. Ya adulto encontré una carta suya que yo podría haber escrito. Al quedar viuda, mi madre regresó a vivir con su familia y allí se quedó. Cuando yo tenía tres años fuimos a vivir en la capital; cuando tenía siete, mi abuelo, el otro hombre que había en la casa, murió.

Crecí entre mujeres que me adoraban. Querían que fuera Ingeniero: ellas habían tenido dinero, lo habían perdido y esperaban que yo lo recuperara. En ese camino estaba cuando un día, a los veintiún años, faltándome dos para terminar la carrera, decidí abandonarla para dedicarme a escribir. Las mujeres que había en la casa pasaron quince años lamentando esta decisión –“lo que nosotras hubiéramos querido”- decían, “es que fueras Ingeniero”- más tarde se acostumbraron.”

De este texto me gustaría retomar dos ideas:

  1. – “Nací en 1928 en Guanajuato, una ciudad de provincia que era entonces casi un fantasma” –
  2. –  “En ese camino estaba cuando un día, a los veintiún años, faltándome dos para terminar la carrera, decidí abandonarla para dedicarme a escribir.” –

De la idea uno partiremos para hablar de la ciudad de Guanajuato. Entidad que a principios del siglo XX sufrió un fuerte crisis social y económica, causante de profundos estragos en el ámbito cultural y geográfico en Guanajuato. Y de la que comenzará a salir hacia finales de la década de los 70s, época en la que Ibargüengoitia retrata en su novela “Estas ruinas que ves”, sobre la que hablaremos más a delante.

Boletos de Autobús a Guanajuato/ Ven y Viaja

Guanajuato acompañará a Jorge Ibargüengoitia a lo largo de su vida, en lo que considero un relación irónica de “amor/odio” la cual se puede ilustrar a partir de la idea 2:

Para 1949 un joven Ibargüengoitia de 21 años abandonará la escuela de ingeniería en la Ciudad de México, para regresar a Guanajuato y trabajar un rancho propiedad de la familia. En este mismo periodo temporal Salvador Novo  ponía en escena “La danza macabra” de August Strindberg.

El desenlace de esta historia será que el montaje de Novo, se presentó en 1949 en el Teatro Juárez de la Ciudad de Guanajuato y Jorge Ibargüengoitia será uno de los asistentes. Hecho que cobrará relevancia en su vida, ya que la fascinación que le despertó el trabajo de Novo será el principal motivó para matricularse en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, dando así inicio a su carrera en el mundo de las letras.

Me gusta contar esta historia como preámbulo para hablar de la gastronomía tradicional de Guanajuato, ya que nos contextualiza sobre el estado en que se encontraba la ciudad.

20 frases excepcionales del gran Salvador Novo
Salvador Novo

En su crónica del viaje Novo describió la belleza de las calles y la majestuosidad del Teatro Juárez. Pero también hablara de la decadencia de la ciudad: “Guanajuato debe de hallarse bien pobre”; de su visita al templo de la Valencia: “salieron seis o siete chiquillos conmovedoramente desnutridos y miserables”; sobre la ciudad. “llegó a tener seiscientos mil habitantes, y no le quedan más que veinte mil”; de igual forma hace mención de que al ver lo turbio del agua, prefirió no consumirla.

Por su parte Ibargüengoitia se refiere al Guanajuato de 1928 como ” una ciudad de provincia que era entonces casi un fantasma”.  Respecto a Cuévano el Guanajuato que retrata en “Estas ruinas que ves” una obra de los 70s, lo describe como:

Todos están de acuerdo en que la ciudad ha visto mejores días. Para ilustrar su decadencia, suelen referirse al Oro, un pueblo fantasma que está allí cerca, que a fines del siglo XVII tenía más habitantes que los que ahora tiene Cuévano, la cual, afirman, fue una de las ciudades más importantes de la Nueva España”.

“«La Crisis» de su Opúsculo cuevanense. La segunda parte dice así: «Al principio nadie se dio cuenta de que las compañías estaban quebrando. Igual que el primer signo de que un barco está hundiéndose lo dan las ratas al abandonarlo, nadie comprendió que la situación de Cuévano era grave hasta que la ciudad estuvo medio vacía. Todo el que pudo se fue a vivir a otra parte, en busca de mejores fortunas. »”

“También quedaron las criadas de casa buena, que habían sido famosas por su manera de almidonar camisas o de hacer el pollo frito. Las familias se habían ido a vivir en la capital y ellas se quedaron en Cuévano, cuidando las casas y viendo cómo se caían los techos. Para ayudarse, porque los sueldos que recibían cada mes por correo eran ridículos, lavaban ajeno y hacían dulces por pedido que llevaban por las calles en platones. También iban a misa temprano y allí encontraban a las señoritas, que las conocían por nombre, las trataban con benevolencia y de vez en cuando les regalaban las sobras de algún platillo que se había echado a perder”

Estas ruinas que ves: Jorge Ibargüengoitia: 9786070725241: Amazon.com: Books
Portada de Estas ruinas que ves con ilustración de Joy Laville

De estos dos panorama planteados por Novo e Ibargüengoitia, respecto a esta ciudad de principios del siglo XX, me surge la duda ¿qué se comía en Guanajuato? Y me parece que Ibargüengoitia con su irónico y particular estilo literario, nos brindará un norte con “Estas ruinas que ves”:

“Cruzamos la plaza de la Libertad, entramos por el pasaje donde venden los churros -los de Cuévano son de fam-, que comunica la bajada de campomanes con la calle del Triunfo de Bustos y llegamos a las casa de los Espinoza.”

“DEL CATÁLOGO DE IDEAS FIJAS CUEVANENSES

CHURRO: los de Cuévano son los mejores del mundo.”

Los churro de Cuévano serán un tema recurrente en la novela, incluso podemos ver que es un elemento que se utiliza como punto de ubicación geográfica con el “pasaje de los churros”. Por ello, y  basado en la idiosincracia literaria de Ibargüengoitia, así como el perfil soberbio que ha creado del cuevanence, interpreto que la ciudad contaba con tan mala cocina que al pedir recomendaciones se podía hacer a los churros. Una comida burda y ordinaria que dotaban de una mística particular, para no admitir que no era una ciudad en la cual se podía comer bien.

Imagenes de Guanajuato a Inicios del Siglo XX – Parte II | Travel-Leon.Net:  León, Guanajuato
Guanajuato de principios del S XX

Me gusta pensar que la pobreza gastronómica que retrata Ibargüengoitia es resultado del gran número de personas que abandonó la ciudad en este periodo histórico de principios del siglo XX, sumado a la población flotante que llegó a la ciudad en la segunda mitad del mismo siglo, sin embargo, también resulta interesante que en esta segunda mitad se logró un asentamiento de las atribulaciones políticas, económicas y sociales que vivió la localidad. Llegando así a una revalorización de la cultura popular que nos permitió hacer una introspección para encontrar o definir platillos y elementos que abonen a la identidad gastronómica de Guanajuato.

Evidentemente aun queda mucho trabajo de investigación y documentación para revelar los secretos de la gastronomía tradicional de Guanajuato, pero resultara en Practica importante, ya que como hemos visto con los testimonios de Novo e Ibargüengoitia, a través del análisis de la gastronomía podemos tener un panorama del entorno social que vive una población determinada (o viceversa).

Bild
Así la vida cotidiana en torno a la fuente, proveedora de agua para uso doméstico, a inicios del siglo XX. #Guanajuato #México. Autoría de Winfield Scott. Inv. 120535

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s